This day will never happen again.

Thursday, December 24, 2009

Los fantasmas que me rompieron el corazón

Tuve la oportunidad de ver como la lealtad de un animal se antepone a su vida misma. Por la tarde un perro se lanzó de un piso y medio al vacio para caer y romperse dos patas con la finalidad de estar cerca de su amo. Es un muy buen ejemplo de cariño y lealtad incondicional.

Me habría gustado mucho vivir en la década de los cincuentas pero con la tecnología de hoy.

Llevo un mes de tomar alcohol con medida, no más de una chela por noche que salgo de fiesta, y me la he pasado super bien, además de que me siento mucho más sano físicamente, pues he bajado de peso y el cutis se me ha comenzado a limpiar, me siento mucho más feliz todo el día y mi mente se comienza a despejar y se aclaran pensamientos y dudas que tenía, me siento más seguro de mi mismo. Me gusta echar pachanga desenfrenada pero creo que estar sobrio es mucho mejor para mi, las mejores experiencias de mi vida y las más inolvidables las he vivido sobrio. Quizás pueda llegar al estado mental al que llego cuando he bebido mucha chela pero sin la necesidad de la chela, pienso que sería cosa de consentración y actitud; lo intentaré.

Quiero vivir en New York.



1 comment:

//Dementia Girl// said...

Siempre regresándomelo ¡gracias!